Eduardo Battaglia se adapta a todo

23.2.08 |

No son muchos los profesionales de la radio que tienen la capacidad de desempeñar la labor específica de locutor y al mismo tiempo, reemplazar a diferentes figuras de una emisora en vacaciones o por cualquier otra circunstancia.

Eduardo Battaglia (38 años), locutor y periodista, con 16 años de trayectoria tanto en radio como en TV, posee ese singular poder de adaptación. Es desde hace nueve años locutor comercial de La Red (AM 910), el hombre que bastonea los eventos y transmisiones especiales y reemplazante en esa emisora de diversos conductores en varias temporadas: Nelson Castro, Luis Majul, Paulo Vilouta, Oscar Gómez Castañón, Fernando Carnota. Desde hace un año conduce de lunes a viernes, de 5 a 6, Reporter 910 con buena repercusión de audiencia, por lo que a partir de marzo tendrá una hora más, hasta las 7.

"En el medio -dice Battaglia- se habla mucho de reconocimiento, y si es que fue un reconocimiento de la radio, soy de las personas agradecidas en primer lugar. Como hay mucha gente capacitada, a veces me pregunto por qué a mí. Creo que algo habré sembrado, o tal vez sea esa buena suerte que a veces es la combinación entre la preparación que se tiene y la oportunidad que llega. Ahí es donde dejo de dudar.

También pienso que pudo haber sido para otra persona y lo vivo con una alegría inmensa. -Este año, en la segunda hora, vas a competir con Magdalena Ruiz Guiñazú, Nelson Castro, Marcelo Longobardi y Ernesto Tenembaum, entre otros.

-Eso implica meterse casi como un atrevido en un horario que históricamente fue de ellos, porque también fui oyente de cada uno de ellos en su tiempo. Valoro muchas cosas de cada uno y querría, a la vez, copiar u adoptar algunas de las cualidades que poseen en su estilo periodístico. -¿Qué tiene Reporter 910 de diferente como para atraer a la audiencia? -Nos propusimos crecer e ingresar en un horario donde se resuelven otras cuestiones a nivel periodístico. Entonces, la idea es aportar desde nuestro lugar con un programa con otro dinamismo en la primera hora, con mucho servicio.

Quizá tomar cosas que en algún tiempo marcaron en radio Larrea y El gallo loco , con Eduardo Colombo. Hacer de 5 a 7 un programa que la gente pueda elegir porque ofrece climas. Soy un amante de los climas en radio y creo que es un horario especial. Ese es mi gran desafío: poder entregar en esas dos horas, más allá del servicio, la información y el pronóstico del tiempo, eso que tiene que ver con la vida. -

Es el horario del prime time , que exige sacrificios. -El año pasado creo que marcó mi mayor entrenamiento. Si bien uno se acostumbra a tocar los dos extremos de esta profesión, donde hay muchos madrugones o muchas trasnochadas, 2007 fue un duro entrenamiento, porque me tocaba levantarme a las tres de la mañana. Eso fue asimilado de alguna manera por mi familia; tuve que encontrar un método para que la noche anterior pudiera juntar por lo menos cuatro horas de sueño y estar lúcido al otro día.

Llegar y estar al día con todo lo que ha sucedido, lógicamente. Como decimos en el Reporter : "La primera información y la mejor compañía". Ese es el slogan que me acompaña. -Desarrollás también tu labor como locutor de la tira deportiva de Mariano Closs y, en ausencia de Héctor Ascione, sos el locutor de transmisiones futbolísticas de La Red. -

Para el que no lo conoce, el trabajo de la locución comercial en transmisiones deportivas es toda una experiencia, sobre todo por la rapidez que hay que tener para que entre toda la publicidad en espacios muy reducidos. Es un trabajo como el de Javier Portales con Olmedo; estar atento a los momentos del partido y a cuándo el relator decide que va la publicidad. Es apasionante, porque uno entra con alguna publicidad entre el relato y el comentario casi como en un mecanismo de relojería.

-¿Con qué soñabas cuando te recibiste de locutor? -Cuando me recibí me gustaba lo periodístico, y tenía el sentir de que el oficio sólo pasaba por ser el presentador de noticias en televisión. Me tocó hacer este trabajo durante muchos años en Canal 26 y tuve también algunas experiencias con Mauro Viale, trabajando como movilero en uno de los programas que condujo en América, aunque también fui locutor comercial de numerosos programas de entretenimientos en el 9 y el 7. En Canal 26 estuve cinco años presentando noticias y actualmente hago un programa periodístico que va los domingos, de 9 a 12.30.

El programa aporta información, pero quizás desde otro lugar. Es más bien ameno, relajado. Ahora con esto de los reality shows, se habla de que son como la vida misma, y para mí la vida misma es la radio. La radio es la vida en directo: te permite ayudar a una persona que te llama desesperada porque se quedó sin su casa, o comunicar una información que a su vez se transforma en un servicio para que alguien cambie de camino rumbo al trabajo. Además, la idea del programa producido es que, más allá del aporte de la gente, genere cosas, a partir de una poesía, o de un disco puesto en el momento justo. -

Y durante enero y febrero poder proponer otros espacios. -Es cierto. Nos permitimos, sobre todo en enero -en febrero ya se vuelve a los temas más duros-, distender el programa y darnos el gusto, por ejemplo, de hablar con José Luis Perales y Alberto de Mendoza en el día de su cumpleaños. O con Santiago Varela sobre cómo sería escribirle hoy un monólogo a Tato Bores. Les dimos lugar a los sonidos de la radio del ayer, que tan olvidados están hoy, con sus personajes, sus formas, sus cortinas, músicas de películas y series, audios de nuestros cómicos, nuestros artistas, nuestros deportistas, las efemérides.

Un hermoso clima y la gente se prendió inmediatamente. Fue un acierto de la producción, tanto de Ignacio Echauri como de Karina Labraña, de hacerse un tiempo para la distracción y el color, aparte de las notas de actualidad. -¿Quiénes te acompañan? -

Además de los productores que mencioné, estoy junto a Alejandra Arce en la locución y Marcelo Baffa en deportes. En la operación técnica y la edición están Leo Piazza, Francisco Punzi, Walter Danessi y Diego Jirao, y en los móviles, Rosario Bigozzi, Silvia Fernández y Martín Rojas.


Por Alicia Petti

2 comentarios:

osky dijo...

Eduardo Battaglia, un grande por que es buena persona, se merece este éxito.Ademas es docente, da T.V. en el tercer año de ETER. Lo ví llorara de alegría y de la emosión cuando aprobamos el habilitante en el 2007.
Felicidades Eduardo.

osky dijo...

Perdón por el horror de ortografía me di cuenta despues que lo mandé...puse "emosión" por "emoción".